Copiar y Pegar

Haciendo gala del título del post copio y pego mi articulo publicado en tanconectados.com

Llegó el turno de la segunda parte de la excelente colaboración de Pablo de los Campos. Si no recuerdan la primera, es simplemente porque yo soy un desprolijo y debería haberlas publicado más cerca en el tiempo. Las disculpas del caso por eso, pero van a ver que la espera vale la pena.

En esta entrega Pablo nos cuenta -desde su visión de docente- los desafíos planteados por la facilidad para encontrar material y copiarlo, en un modelo educativo donde se usaba en abundancia la búsqueda como herramienta didáctica y donde aún se falla en incentivar a los alumnos en la creación de contenidos.


Copiar y pegar

El tema de copiar y pegar es algo que nos tiene preocupados y ocupados en el colegio, por ello los docentes de informática tomamos la bandera de intentar cambiar algunos hábitos de estudio.

Al Gore en su “documental” “Una verdad incomoda” dijo algo parecido a:

Viejos hábitos + vieja tecnología = consecuencias predecibles.

Pero en cambio, cuando la ecuación es:

Viejos hábitos + nueva tecnología = las consecuencias son alteradas de forma dramática.

Es claro que tenemos un nuevo paradigma, donde debemos desenmascarar algunos mitos.
Ya no tiene sentido didáctico alguno pedirles a nuestros alumnos que confeccionen carpetas con el fin de conseguir información de temas tan amplios como la biodiversidad, el sistema nervioso o la guerra fría.

Miremos el proceso de creación de un alumno típico del siglo XX y su par del siglo XXI

Alumno del siglo XX

El Profesor da la consigna.

El alumno:

  • Se pone nervioso al pensar como llevar a cabo tan titánica tarea.
  • Consulta a otras personas de su entorno.
  • Consulta en la biblioteca del colegio y se lleva un par de libros referentes al tema.
  • Se enfrenta por primera vez a la biblioteca nacional.
  • Ordena y sintetiza la información.
  • Transcribe la información a las hojas.
  • Fotocopia imágenes relevantes al tema y arma la carpeta.

Tiempo insumido: De unas cuantas de horas a varios días.
Conocimiento adquirido: Algunos.

Alumno del siglo XXI

El Profesor da la consigna.

El alumno:

  • Ingresa a Google.
  • Copia articulo completo de Wikipedia.
  • Pega el articulo en MS Word y lo imprime.

Tiempo insumido: 5 minutos.
Conocimiento adquirido: Tendiendo a cero.

Está claro que no hace tanto tiempo atrás era un desafío conseguir información, hoy estamos abrumados por datos hasta el punto de enfrentarnos muchas veces a la infotoxicación.

Los anglosajones usan la pirámide DIKW (Data, Information, Knowledge, Wisdom). Data (Datos) es el nivel más básico; Information (Información) agrega contexto; Knowledge (Conocimiento) agrega cómo utilizarlo; y Wisdom (Sabiduría) agrega cuando utilizarlo.

Un paso más da la Taxonimía de Bloom para la era Digital que podemos encontrar aquí y aquí podemos ver como se puede aplicar de forma práctica sobre la plataforma Moodle. Esta pirámide de Bloom está compuesta por 5 niveles: Recordar, Entender, Aplicar, Analizar, Evaluar yCrear.

Nos recuerda que el último escalón es justamente Crear y ahí es donde los docentes fallamos. Supongo que nuestra idiosincrasia conspira contra ello. Como dato anecdótico, en la portada de la enciclopedia colaborativa Wikipedia dice que hay:

  • más de 3.443.000 artículos en Inglés.
  • más de 1.136.000 articulos en Alemán.
  • más de 1.018.000 articulos en Francés.
  • más de 737.000 articulos en Polaco.
  • más de 737.000 articulos en Italiano.
  • más de 710.000 articulos en Chino.
  • Y más de 660.000 articulos en Español.

Recordemos que el Español es el tercer idioma más usado en Internet luego del Inglés y el Chino. Pero es el séptimo idioma con más artículos en Wikipedia, donde seguramente de esos  660.000 artículos muchos son simples traducciones del articulo original en Inglés.

Posible conclusión; no estamos acostumbrados a crear contenido. Es por eso que creo que debemos fomentar la creatividad de nuestros alumnos y terminar con el circuito “mate estrella” (donde la retroalimentación del alumnado únicamente se da con el profesor). Creo también que debemos facilitar  la colaboración entre los estudiantes y luego la publicación de sus trabajos para el resto de la clase (y porque no para el resto del mundo por internet).

En otros países esto es común, se fomenta el ensayo académico y su publicación. Es más, muchas Universidades toman como medida cuantitativa para demostrar su valor educativo cuantos “papers” de sus plantilla docente fueron publicados en revistas especializadas. Pero es de mayor importancia aún cuantos estudiantes publicaron sus trabajos (no solo tesis o monografías finales, cualquier trabajo). Prácticamente en EE.UU. no hay estudiante terciario que no haya citado a otro estudiante en alguno de sus “papers”.

Volviendo a nuestros estudiantes, vemos que cuando toman información de otras fuentes -deliberadamente o no- omiten citar la fuente. Esto lo veo en primaria, secundaria, bachillerato y también a nivel terciario. Obviamente que las implicancias son diferentes pero creo que es “un trabajito de hormiga” mostrarles a nuestros estudiantes la importancia de citar y como hacerlo, estén en el nivel que estén.
Aquí recomiendo el clásico de Umberto Eco “Como se hace una tesis”, les dejo un link con la transcripción donde nos deja sugerencias para citar.

Mis alumnos de bachillerato saben que deben respetar estas reglas a rajatabla, igualmente algunos de ellos sucumben a la tentación del copy & paste, por lo que además de la escala númerica del 1 al 12 tenemos reservada una nota especial llamada “CP” para el alumno que copia y pega, que obliga además del demérito obliga a  reelaborar el trabajo desde cero.

¿Como saber si existe plagio en los trabajos de nuestros alumnos?

Además de nuestra agudeza visual y el sentido común (donde un alumno se le escape un “ordenador” está frito), podemos utilizar el motor de google para encontrar las páginas, simplemente poniendo la frase sospechosa entre comillas para que realice una búsqueda exacta. Otra herramienta “divertida” es Plagium, que usando el motor de Yahoo nos muestra de forma gráfica las paginas donde encuentra coincidencias en una línea de tiempo, permitiéndonos -a veces- saber cual es la fuente original del contenido.

Siempre es mejor prevenir que curar, así que además de mostrar la importancia de citar fuentes también es importante hacerles saber a nuestros alumnos que contamos también con estas herramientas y que como para ellos fue tan fácil copiar y pegar, para nosotros también es fácil detectar la copia. Este debate del plagio seguramente llevará a los alumnos al tema de los Derechos de Autor, aunque esto lo dejo para otra ocasión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *